Adiós

Se encontraron en el portal, como casi todos los días. Las farolas y las luces de la feria iluminaban la noche haciendo el ambiente mas cálido a pesar de que hacía varias horas el sol se había puesto y un suave viento refrescaba la noche. Iban hablando entre ellos pero algo hacía pensar en que ese día no era normal, no era como los anteriores. El verano estaba en su recta final y los bares estaban a rebosar de gente celebrando las fiestas del pueblo. Risas, voces y olor a algodón de azúcar.

Decidieron sentarse en la terraza de un bar que tenían pensado de antemano y pidieron un par de cervezas a pesar del frío viento que corría por la calle. Debido a la orientación de la calle el viento era normal, pero desde allí podrían ver los fuegos artificiales del fin de fiestas. Estuvieron hablando de cosas sin importancia, a pesar de que podían haber tocado otros temas. Era lo mejor.


El primer cohete explotó al poco tiempo, dando paso a una descarga continua de fuegos artificiales que duró unos quince minutos. Al acabar, los oídos zumbaban y el aire traía el olor de la pólvora. Apuraron las cervezas y se levantaron tras pagar la cuenta. Al día siguiente ambos tenían cosas que hacer, así que fueron camino de su casa. Pararon en la esquina donde se despedían todos los días y fueron conscientes de golpe de la situación. Pensaban ingenuamente que con no recordarla bastaría para evitarla, o hacerlo mas llevadero. No fue así.
- Al empezar es dulce, pero acaba tornándose salado.
- Y a pesar de saberlo desde el principio, no hace que el salado sea mas suave

Y tras un último beso, cada uno partió hacia su casa, hacia su mundo, hacia su vida.

4 comentarios:

Eu dijo...

Me has matao... :S

lucia dijo...

Si que tienes razón. Anda que vaya ánimos para empezar el nuevo curso... :P

Jarrek dijo...

Venga vaaaa.Ya escribiré otra entrada mas animadilla

Si es que no todo puede ser la felicidad y el cachondeo xD

Martukis dijo...

me encantaaaaaaa